La ciencia

Cerdak está formado por gránulos cerámicos microporosos albergados en un sobre de fibra permeaable, sintética y no tejida, diseñada para uso médico. Los gránulos de cerámica de los apósitos para heridas Cerdak poseen una fuerza de succión capilar excepcional así como una superficie de absorción y adsorción muy grande. La cerámica capta el exudado excesivo de la herida mientras que las bacterias, hongos y otros microorganismos se pegan a la superficie de la cerámica. Esta acción no selectiva lleva a una alteración favorable del entorno de la herida y a la reducción de la carga bacteriana.

Cerdak deja un ambiento micro húmedo y mejora la acción de los componentes bioquímicos normalmente activos en la exudación de la herida reciente. Esto lleva a la curación de las imperfecciones de la piel independientemente de su causa.

La física de la absorción

Las esferas de cerámica microporosa que rellenan las bolsitas tienen un diámetro medio de 1 mm y una porosidad del 65 % por volumen. Está microestructura patentada está formada por una matriz de α-alúmina microporosa que contiene poros celulares con un diámetro de intraporo medio de 0,1-5μ. Como resultado de la interconexión entre los poros celulares y los microporos en la matriz de alúmina altamente cargada, la alta porosidad total se complementa con una alta permeabilidad y una gran área superficial. 

La absorción, el transporte y el almacenamiento del exudado desde el lecho de la herida hasta los poros del interior de las esferas cerámicas se debe a la presión capilar creada en cada poro por la tensión superficial del exudado, el grado de humectación de la cerámica por el exudado y por el diámetro efectivo del poro. Debido a los huecos entre las esferas sueltas, la herida retiene el contacto con el oxígeno atmosférico incluso cuando las esferas se saturan de exudado.

La magnitud de la presión capilar se puede calcular a partir de la ecuación de Young-Laplace, ΔP = 4 γ cos Ɵ / d (N/m²), donde ΔP = presión de succión capilar; γ = tensión superficial del exudado (= 0,7 N/m); Ɵ = ángulo de humectación (= 0ᵒ) y d = diámetro del poro en metros.

El sobre relleno de cerámica como medio de absorción permanece permeable al oxígeno atmosférico, mientras que el exudado viejo se separa permanentemente del exudado fresco mediante una fuerza de succión capilar de aproximadamente 100 kPa.

La física y la química de la adsorción

El término adsorción hace referencia a las propiedades adhesivas entre los coloides suspendidos cargados que se encuentran en el exudado y las superficies sólidas de alúmina. Por su relevancia para los sistemas biomédicos, este fenómeno se investiga mucho y se sabe, por ejemplo, que las proteínas suspendidas se adsorben instantáneamente a las superficies de alúmina húmedas y que esta adhesión se produce por la interacción iónica y electrostática, la adhesión de hidrógeno y las interacciones de transferencia de cargas. 

Las células coloidales cargadas, microorganismos, moléculas y otros sólidos en suspensión del exudado de la herida se unen (adsorben) a una superficie de alúmina seca altamente cargada. La superficie de alúmina está formada de alúmina en bruto humectada fácilmente (ángulo de humectación = 0 ᵒ) con una de superficie de 0,5 m² por gramo de alúmina. Este gramo of alumina está formado por 3,5 × 10²¹ iones de oxígeno (O²⁻) y 2,4 × 10²¹ iones de aluminio (Al³⁺). Cada célula de un cuerpo vivo contiene una pequeña carga eléctrica, que se define como la diferencia entre los átomos cargados a ambos lados de la membrana de la célula. Un sólido coloidal de protones, por otro lado, puede desarrollar una carga superficial debido a la ionización de los grupos de aminoácidos de la cadena lateral. La superficie de alúmina altamente cargada (5,9 x 10²¹ cargas iónicas por gramo) se humedece continuamente por el exudado que contiene material celular cargado, microorganismos y coloides. Dado que la superficie de alúmina cargada se volverá progresivamente más húmeda a medida que se absorba más exudado, y dado que la textura y la rugosidad de su superficie son ideales para este propósito, se produce una fuerte adsorción.

Las propiedades de unión a bacterias de la cerámica aseguran la reducción de la carga bacteriana en heridas crónicas e infectadas, mientras que las propiedades de unión a bacterias previenen la colonización e infección en heridas agudas.

Efectos clínicos de la absorción y de la adsorción

El control eficaz de la humedad y de los elementos presentes en la humedad es fundamental para tratar la herida, independientemente de la fase de curación. El objetivo principal en el tratamiento de la herida será reducir la duración de la fase de inflamación y optimizar el entorno de la herida para la proliferación óptima de las células.

Reduce la duración de la fase de inflamación

Al eliminar los elementos que causan la inflamación, como los contaminantes, las bacterias, las toxinas y las células muertas a través de la absorción y la adsorción, se reduce la respuesta inflamatoria, lo que ayuda a que la herida pase a la siguiente fase de curación.

Las heridas crónicas suelen encontrarse en inflamación crónica debido a varias razones que pueden incluir una carga bacteriana excesiva o la falta de suministro de oxígeno a la herida.

La unión de las bacterias por adsorción ayuda a reducir la carga bacteriana. El oxígeno ambiental se aplica a la herida limpia mediante los gránulos cerámicos de encapsulado suelto.

La optimización de las condiciones para la fase de proliferación

La regeneración de los tejidos dañados o perdidos se optimiza mediante la eliminación de la proteínas, fibroblastos y factores de crecimiento, promoviendo la formación de tejido cicatrizante y la contracción mediante la separación cíclica de estos elementos por medio del exudado de absorción y adsorción. La mejora de las condiciones en la base de la herida permite la regeneración de un tejido de calidad, una tasa de curación más alta y la prevención de infecciones en la herida.

Cerámica - Uso de material natural para optimizar la curación natural.